El tiempo por Tutiempo.net
El tiempo por Tutiempo.net

Entrevista con el diputado Gustavo de la Rosa / Por Manuel Serna

*Corral, de niño prodigio y gran tribuno a gobernador autoritario: Gustavo De la Rosa

*A Juan Carlos Loera le falta madurar para 2021

*Cruz muy conocido pero con negativos

*Me gustaría abanderar a MORENA

Por: Redacción 11 Enero 2020 06 35

La entrevista

¿Cuál es su nombre y su cargo?

Soy Gustavo De la Rosa Hickerson, diputado de mayoría relativa por el VII Distrito local electoral que está ubicado alrededor del Aeropuerto Internacional de Ciudad Juárez.

¿MORENA tuvo éxito en Juárez?

Ganamos todos los distritos locales y todos los distritos federales, la sindicatura, las senadurías y la presidencia municipal, pero hubo algunos errores jurídicos que finalmente le dieron la presidencia, no el triunfo, pero si la presidencia a Armando Cabada.

¿Hay optimismo para el 2021?

Existe en la medida en que vayamos teniendo buenos resultados, que realicemos un buen trabajo y buen ejercicio como gobierno para tener mejores posibilidades de segur avanzando, dado que ejercer el poder es la prueba del ácido en la política que desgasta o fortalece.
 
No tengo duda que MORENA ganará la gubernatura en 2021.

¿Cuál es su origen?

Nací en un pueblo que fundó Lázaro Cárdenas llamado, Francisco I Madero Coahuila, el cual se ubica a 30 kilómetros hacia el norte de Torreón y que fue establecido para promover el comercio y el intercambio de servicios de todos los ejidos originados por la expropiación en La Laguna.

Era una comunidad pequeña pero con mucho movimiento y con mucha comercialización y muy vivo, lo que me hizo abrir los ojos desde muy chico.

Mi padre se llamaba Arnulfo De la Rosa Carranza y mi madre Emma Hickerson Rico, él de origen francés o mejor dicho descendente, y mi mamá tenía ascendencia norteamericana y  tepehuana.

Todo esto hizo que los De la Rosa tengamos una mezcla complicada de sangres y por eso nuestro carácter es a veces agrio.

¿Siempre ha defendido los derechos humanos?

Siempre se debe saber a qué te vas a dedicar y hacer lo que más satisfacción te brinde y en lo particular defender los derechos de los demás y los míos es algo que me ha apasionado y creo que por eso estudié derecho.

Quería estudiar para abogado desde el primer grado de primaria, frívolamente me ponía a pensar, que ¿de qué color deberían ser los trajes que usaría?, y finalmente resulté ser un licenciado que nunca ha vestido de saco y corbata.

Fuimos 11 hermanos, uno de ellos con síndrome de Down, quien fue el amor de la familia, mi hermanito Eulogio, quien acaba de fallecer el año pasado.

A la familia se incorporaron los primeros tres nietos que nacieron y posteriormente otros tres más, así que básicamente mi mamá tuvo que criar, mantener y cuidar a 17 hijos.

Mi hermana mayor Evangelina, mamá de Juan Carlos, Paola, Manuel y Sergio, después Basilia, mamá de Perla y Guadalupe, siguió Arnulfo quien tuvo seis hijos varones, siguió Carlos quien tuvo 11 hijos, enseguida Héctor quien tuvo sólo una hija, después Alicia quien tuvo 5 hijos, continuó Eduardo quien tuvo 6 hijos, sigo yo con 4 hijos, me siguió Eulogio y finalmente Rebeca que tiene tres hijos.

Estoy casado con la doctora Laura Carrillo con quien procreamos a tres hijos; tengo otra hija fuera del matrimonio con la que convivimos.

Mi esposa y yo somos personas de izquierda desde la juventud y nos conocimos en esa ideología, nos hicimos novios y nos casamos en función de nuestras coincidencias, por supuesto que también por el terrible amor que nos invadía, ese sentimiento que te desarrolla, te hace crecer y soñar.

Nos desarrollamos en torno a un grupo de personas de izquierda consolidando nuestra relación sentimental aun siendo estudiantes, así que mi primera hija nació entre dos exámenes de mi esposa, ella entró a uno y lo aprobó, salió para ingresar a la clínica a dar a luz, salió de recuperación al día siguiente se presentó en la Universidad para presentar el otro examen.

Nuestro matrimonio fue el fruto de un acuerdo increíble entre nosotros, porque siendo jóvenes tomamos decisiones sin calcular o pensar en muchas cosas, simplemente era la vida y ahí vamos…

Recuerdo que decidimos casarnos después de una asamblea estudiantil del Movimiento de 1972 de la Universidad Autónoma de Chihuahua, salimos del Paraninfo Universitario con dirección al Palacio de Gobierno y en lo que cruzamos la Plaza Hidalgo resolvimos unirnos en matrimonio, cuando iniciamos el recorrido de esa cuadra ni siquiera lo habíamos comentado.

Por fortuna nuestra vida como matrimonio ha sido muy buena como pareja con nuestros hijos construimos una familia que nos hizo felices.

¿Dónde estudió?

En Francisco I Madero estuve hasta el cuarto grado de primaria y cuando llegamos a Chihuahua en 1957, año de la muerte de Pedro Infante, de inmediato nos fuimos a Colonia Anáhuac, donde culminé la educación básica y el primer año de secundaria.

Luego volví a Juárez y ahí estudié en una escuela nocturna de las denominadas Federal para Trabajadores, porque debía costear mis gastos.

La prepa la realicé de tarde y la culminé en 1967 que fue cuando inicié con las primeras acciones políticas.

La carrera profesional como  abogado la realicé en la Universidad Autónoma de Chihuahua pero nunca me permitieron titularme y tuve que revalidar mis estudios en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Fue entonces que nos unimos varios, El Coco Reyes, Jaime García Chávez, Wilfrido Campbell y otros compañeros.

Sólo me falta presentar la tesis para terminar mi Maestría en Educación, pero tengo un diplomado muy importante en Derechos Humanos que es uno de mis favoritos.

Después de ser un abogado laborista por convicción me convertí en un luchador a favor de los derechos humanos.

Cuando me desempeñe tres años como director del CERESO, he sido el único que en su administración que no registró ninguna fuga, ni riñas, ni motines fuertes, y de 30 homicidios al año que se cometían en el interior en ese periodo sólo hubo uno.

Entré como catedrático de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y posteriormente como visitador de Derechos Humanos.

Estuve dentro de las filas del Partido de la Revolución Democrática donde me postularon siete veces como candidato a distintos cargos de elección popular.

¿Qué posibilidades tiene MORENA en 2021?

Creo que tenemos todas las posibilidades para lograr que el próximo gobernador de Chihuahua sea de MORENA.

¿Le gustaría Juan Carlos Loera de candidato?

Sería mucho problema para la familia, nosotros somos muy unidos y si de Delegado no lo aguantamos, de gobernador, ¿quién sabe?

Sin embargo yo veo que Juan Carlos ha aprendido muy rápido a ser político, el es empresario y como político llegó muy novato, su aprendizaje, repito, ha sido rápido y puede ser que de aquí a la designación de candidatos sea una buena opción.

Yo lo que quiero es que sea un mejor delegado general y ya el tiempo dirá si tiene la oportunidad de ser considerado para algo más, casi creo que si es un buen delegado, lo demás llegaría como consecuencia.

En mi opinión el estar construyendo candidaturas es una especie de juego diabólico de los inútiles, los que no sirven para nada, ellos son los que están construyendo sus candidaturas, los que de verdad son buenos, siguen trabajando.

*Las candidaturas siempre las he visto llegar, son para el que más trabaja, el más fuerte, el que da mejores resultados y el que tiene mejores relaciones en el Centro ya que nuestro país siempre ha sido así y con MORENA no ha  cambiado en cuanto a eso.

*Se requieren  muchos requisitos para ser un buen candidato y yo soy mejor que todos, ¿y que si me gustaría serlo?, claro que me gustaría, ¿o existe alguien a quien no le gustaría?, no creo.

 ¿Viendo a los que tienen posibilidades como los ve?

Yo se la Juego a Cruz Pérez Cuellar, verdaderamente, ¿a quien lo conoce más gente, y de todos esos que nos conocen, cuantas tienen mejor opinión?, y le juego al diferencial, a Cruz pueden conocerlo mucho, pero no tienen muy buena opinión de él.

A lo mejor a nosotros nos conocen menos, pero tal vez esos menos son más, los que tienen mejor opinión de uno, y si Cruz quiere ser, ¿por qué yo no?

Si logro la candidatura, haría que Juan Carlos tuviera que esperar otros seis años, pero le caería muy bien para convertirse en un gran político porque tiene madera y es joven, tienen 50 años, yo tengo 74, para mí es un chavalo.

Uno es lo que es en el momento lo que es, y por hoy estoy dedicado a hacer lo que he hecho en los últimos 10 años, luchar en contra de la violencia en Ciudad Juárez sin hipocresías.

Estoy comprometido con mi distrito y con mi ciudad, creo que el problema más grave de Juárez es la seguridad con más de 1300 muertos.

¿Fue amigo del gobernador Corral?

*Bueno, lo que pasa es que Javier Corral era un niño prodigio en Ciudad Juárez, tenía un programa de televisión y era increíble como un niño de 11 o 12 años podía dar noticias desempeñándose como un gran conductor, mejor incluso que los adultos.

En ese entonces yo era un abogado que llevaba muchos asuntos complicados y me tocó ver en la televisión al ahora gobernador quien en ocasiones iba y nos entrevistaba para su programa y era muy simpático.

Cuando ganó Francisco Barrio la Elección en 1983 para la alcaldía de Ciudad Juárez, Javier Corral tenía como 15 o 16 años  y lo nombraron vocero de la Secretaría de Seguridad Pública.

Como abogado, en ocasiones trataba asuntos con Corral y establecimos una relación profesional y de respeto, después cuando fue diputado alcanzó un gran nivel y establecimos buenas relaciones, amistosas, sobre todo porque coincidíamos mucho con el abogado Jaime García Chávez.

Todo esto fue cuando Javier Corral no pensaba que podía ser gobernador, teníamos una amistad espontanea sin simulaciones y aunque no lo considero de izquierda, el Javier Corral parlamentario tenía la perspectiva de ser eficaz.

Era un tribuno que construía su imagen como un parlamentario importante y lo logró, pero su problema fue que quiso ser gobernador y que logró serlo, y a lo mejor su actual desempeño va a deteriorar su legado que pudo ser una gran herencia para México.

Nada que ver con su actuación como gobernador del estado de Chihuahua, es muy diferente ser parlamentario a ser ejecutivo porque el gobernador debe tener una visión de lo que quiere hacer y ser legislador es totalmente diferente.

En mi experiencia dentro del Gobierno Municipal con el alcalde Ramón Galindo quien en 1995 me nombró Director del Centro de Reinserción Social, CERESO, de Ciudad Juárez, donde había que ordenar, hacer, cambiar sin que nos temblara la mano, tuve la oportunidad de conocer este aspecto de la gobernanza.

Ahora como parlamentario, veo que es otro mundo, efectivamente aquí, en el Congreso, se discute, se polemiza y se ejecuta muy poco.

Lo que cambia la vida de las personas son los hechos y un buen parlamentario no siempre es un buen ejecutivo, como un buen general, no siempre fue un buen presidente.

Así sucedió con muchos hombres de la historia como Porfirio Díaz, que fue un excelente general y muy buen presidente, pero nada más los primeros 20 años hasta que se llenó de soberbia y echó a perder su legado.

*En el caso del brinco de Parlamentario al Ejecutivo Estatal, en el caso de Javier Corral, mi opinión es que no le hizo bien ni a él ni al estado de Chihuahua.

¿Coincidieron en varios temas?

Varias veces, en el gran movimiento contra los Monopolios Televisivos, Corral fue un dirigente, referente a nivel nacional en contra de la Ley Televisa y de toda una tendencia contra los grandes medios que se adueñaban de gran parte del presupuesto.

*A Javier en aquellos años lo consideré el dirigente de la oposición a esa tendencia que afectaba al país, aunque era en el campo del Congreso de la Unión tanto como senador como diputado federal, mostró un gran liderazgo.

Igualmente cuando Jaime García Chávez presenta la denuncia contra César Duarte, Javier Corral fue de las personas que se acercaron más rápido para apoyarlo, sin pensar todavía en la candidatura a la gubernatura.

Pero bueno de repente resulta que es candidato y se apagaron las relaciones de amistad, no se rompieron, sigue habiendo la sensación de afecto, de aprecio, pero ya no se siente como antes.

Nuestras diferencias fueron muy profundas, el gobernador no permite que existan discrepancias como ejecutivo, ni en subalternos, ni en las otras fuerzas políticas.

Es una persona muy autoritaria y eso afecto los lazos de amistad de admiración que se fueron disolviendo.

¿Cómo comenzó en la política?

Entre las primeras acciones de corte político que realicé en mi vida está que en 1964 acudí a El Paso Texas para asistir a una manifestación en apoyo a Martin Luther King, se reunió una gran cantidad de personas no sólo en esa ciudad sino en muchas partes de los Estados Unidos.

Creo que para quienes vivimos la gran década de los 60´s, nos quedaron muchas satisfacciones que marcaron nuestras vidas.

Fue el comienzo para construir los conceptos que hoy son parte de nuestras vidas como la igualad entre hombre y mujer, los derechos políticos, la lucha contra las guerras, contra la miseria, y la búsqueda de la igualdad social entre otros temas que además estuvieron acompañados de la mejor música de todos los tiempos.

La anécdota

Mi esposa y yo tenemos tres hijos y a todos les pusimos nombres muy originales: Ardilla, León y Alejo.

¿Ardilla se llama únicamente así, o tiene más nombres?

Ardilla se llama, Laura Alejandra Ardilla, pero le decimos simplemente Ardilla; León se llama Ernesto León Gustavo, pero el nombre que usamos es León, y Alejo es Alejo Emiliano, pero le decimos solamente Alejo.

¿Hubo algún motivo especial para llamarlos así?

A mi hija Ardilla le pusimos ese nombre porque al nacer tenía mucho cabello hacia atrás, con los ojos muy grandes y dio la impresión de ser una ardilla remojada; a León por continuar con la decisión de que contarán con un nombre de animal no racional, porque somos respetuosos de la vida animal y en honor a León Tolstoi y a León Trotsky; a Alejo Emiliano, le pusimos ese nombre en respeto al escritor Alejo Carpinteyro.

El cuento:

Cuando vivíamos en Anáhuac llegó el presidente Adolfo López Mateos, yo cursaba el primer grado de secundaria y con un grupo de estudiantes nos atravesamos a la caravana presidencial.

Le solicitamos que nos reconociera la escuela como institución pública y tal vez al licenciado la cayó bien el detalle de que enfrentáramos al Estado Mayor y nos la reconoció la secundaria, aunque al siguiente año desapareció.

Esa fue mi primera acción política, detener la marcha de un presidente de México…


Las Más Leídas