El tiempo por Tutiempo.net
El tiempo por Tutiempo.net

Una entrevista, una anécdota y un cuento | por Manuel Serna

*Aguacate y papa en vez de amapola en Gpe y Calvo: Noel Chávez

*Más rentables que la “Chutama”

*Somos salida al mar

*PRI invicto

Por: Redacción 06 Abril 2019 07 34

La entrevista:

Cultivos permitidos de alto valor que se adapten a la variedad de climas que hay en Guadalupe y Calvo como la papa en la zonas frías, y el aguacate en las barrancas, son ejemplos de las alternativas que debemos ofrecer a nuestros productores primarios, afirmó Noel Chávez, alcalde de este importante municipio serrano.

Manifestó el presidente municipal que en una zona tan accidentada como Guadalupe y Calvo, que cuenta con más de mil 500 comunidades rurales y en donde se llega a tardar hasta tres días a lomo de mula o más tiempo si se viaja a pie, para llegar a algunos lugares, es imprescindible contar con programas de gobierno bien definidos.

Reelecto en 2018 como alcalde de su comunidad, Chávez Velázquez enfatizó que su municipio requiere de apoyo tanto del gobierno estatal como del federal para avanzar en el desarrollo de las comunidades y aseguró que están ubicados en un paso natural hacia el mar, lo que es una enorme área de oportunidad.

Recordó el edil que el municipio que representa, fue de los pocos que conservó el Partido Revolucionario Institucional en la elección del año pasado, y destacó que el tricolor sigue invicto, sin derrotas en la alcaldía que encabeza y comenzó la entrevista así:

Mi nombre es Noel Chávez Velázquez, presidente municipal de Guadalupe y Calvo por segunda ocasión.

Estamos ubicados en el extremo sur de la entidad y colindamos con Sinaloa y Durango, estamos enclavados en mal nombrado Triángulo Dorado.

Dicho lugar es sin duda una tierra bellísima llena de gente trabajadora muy progresista y juntos saldremos adelante porque hemos luchado contra todo y contra todos.

Soy originario de Las Truchas en la Sección de San Julián y me correspondió ser el cuarto de siete hermanos, cinco mujeres y dos hombres.

Mi padre se llama Noel Chávez De la Rocha, mi madre Caritina Velázquez Corral, y mis hermanos Socorro, Luz, Estela, Reyna, Gustavo quien falleció y finalmente Guadalupe.

Mis padres cuando se casaron se fueron a vivir a Piedra Bola Durango, que está cercano a Las Truchas debido a que su trabajo era en los aserraderos.

En mi caso, cuando me iban a dar a luz, se complicó el parto y tuvieron que llevar a mi mamá a Parral, debido a que venía atravesado.

Nos regresamos al rancho, Las Truchas y emigramos de nuevo a Parral años después para estudiar cuando crecimos, incluso ya estábamos grandes, yo ingresé a la primara Club de Leones de ocho años.

La secundaria la realicé en la Federal de Parral y de ahí salí para entrar al CBTA 60, que está en Santa María Durango de donde egresé como técnico agropecuario.

Mi esposa, Ana Guadalupe Morales Álvarez es de El Salto Durango, ahí nació nuestro hijo mayor Noel, luego siguió Ana Laura, Gustavo y Diego, por cierto dos de ellos tienen una discapacidad pero no son discapacitados.

Ana Laura tiene sordera profunda y a Gustavo le han detectado cuestiones de espectro autista, mi esposa es enfermera y realizó su trabajo por muchos años en el Hospital de Guadalupe y Calvo.

Esta situación nos volvió muy sensibles en este tipo de temas, ya que nosotros con cierto nivel económico batallamos, no podíamos imaginar el sufrimiento de quienes no tienen para viajar e incluso son forzados a ocultar a sus niños.

El campo necesita de apoyo para realizar proyectos productivos que primero satisfagan la demanda de alimentos de la gente y los excedentes puedan ser comercializados.

La carrera profesional la realicé en El Santo Durango donde realicé ingeniería forestal en el Instituto Tecnológico Forestal No 1, de donde egresé en 1993.

Salí para Guadalupe y Calvo porque mi papá siempre estuvo en el negocio del abastecimiento de la industria forestal.

Tenía grúas para sacar los pinos, los camiones para cargar la trocería de la madera y la llevábamos a vender a Parral.

En aquellos años era muy difícil encontrar empleo como ingeniero forestal, por lo que me incorporé a la actividad familiar.

Esto es desgraciadamente en lo que nos topamos en nuestras comunidades, la falta de espacios para desarrollar nuestras carreras profesionales.

Me metí a darle a la moto sierra, a la grúa, y en otras actividades propias de esta noble actividad productiva.

De pronto nos iba mal y nos íbamos a Parral a vender tacos y en diciembre de 1993, el Dr Manuel Mondragón, quien había sido padrino de generación, en ese tiempo subsecretario Forestal y de la Fauna, nos dio una carta de recomendación lo que nos ayudó a entrar a la realización del Inventario Nacional Forestal.

La entonces Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos nos aplico exámenes y me enviaron a Guadalupe y Calvo, a Morelos, Guachochi, Namiquipa, Casas Grandes, Chihuahua, Delicias hasta que en 1995 me incorporé a un despacho forestal en mi tierra con los hermanos Galván.

De 25 o 30 técnicos que operaban en Guadalupe y Calvo, yo era el único originario del municipio, se me dio la oportunidad dorada de trabajo.

Desde entonces y hasta el 2015 y 2016, cuando los mismos ejidos me pidieron que fuera candidato a la presidencia, estuve trabajando de manera continua.

Participé de 2001 a 2004 como funcionario de la Presidencia Municipal en el cargo de Director de Desarrollo Rural, siendo gobernador Patricio Martínez y José Ángel Aguirre, el presidente municipal, a este último lo considero mi maestro en el servicio público.

Luego entré a la Comisión Nacional Forestal, que en aquel tiempo eran región Chihuahua y Coahuila en el Programa de Conservación y Restauración Forestal y nos encargábamos de la producción de plantas en viveros, combate a incendios y a las plagas y otros temas.

A los dos años me incorporé a la Asociación Regional de Productores de Guadalupe y Calvo donde colaboré como técnico y también asesor durante cuatro años.

Luego formé un despacho de técnicos, una consultoría que le pusimos Consultoría Forestal del Mohinora, para dejarle el sello de nuestra tierra.

Cuando trabajé en la presidencia municipal di clases en el CECYT en donde abrimos la carrera de Silvicultura ya que en dicha institución preparaban a los muchachos a nivel técnico en turismo e industria, pero nada que ver con las necesidades del municipio.

Salieron algunos técnicos en esta área y convencidos de su vocación, algunos se fueron a El Salto Durango a seguir la carrera de ingeniería o a Delicias Chihuahua a Ciencias Agrícolas e incluso a Chapingo.

Con todos ellos integramos un despacho con servicios de asesoría casi gratuita a los productores y fue tanto el impacto que nos buscaron organismos internacionales para que realizáramos estudios.

Vinieron de la Organización de las Naciones Unidas, de su filial la FAO y logramos impactar a nuestro municipio y a otras zonas de nuestra sierra.

En 2016 me pidieron ser candidato del PRI a la Presidencia Municipal y logramos sacar adelante nuestro proyecto con el apoyo mayoritario de mis paisanos que luego el año pasado me volvieron a dar su confianza con la reelección.

¿Cuál es su principal reto?

Se ha dicho siempre que Guadalupe y Calvo es un municipio muy violento, que padece graves problemas de inseguridad pero ahora por cada muerte violenta que tenemos allá hay 10 que se nos mueren por falta de atención médica.

Nosotros no podemos marcar el 911 para denunciar un delito en la mayor parte del municipio, todo se encuentra muy alejado de la seguridad…

Podemos revertir muchas cosas, me he topado que otros de los problemas torales son la educación y la salud, obviamente son temas del Estado y de la Federación debido a los pocos recursos que manejamos.

Sin embargo debemos como alcaldía, hacer la gestión ante las autoridades correspondientes, para empezar a revertir el atraso histórico.

¿Qué opina de los programas Federales?

Creemos que el incremento al apoyo del adulto mayor nos impactará positivamente, así como las becas a las personas con discapacidad o a los jóvenes que se denominan Construyendo el Futuro.

De alguna manera estos programa federales nos quitan presión que nos hacían estos grupos vulnerables pero por otro lado se debe equilibrar la balanza con obra pública.

Hay muchas comunidades sin agua potable, donde todavía los niños reciben su educación debajo de un encino o de los pinos.

Al hospital de Guadalupe le falta mucho, no tenemos clínicas rurales…

Sin embargo por otra parte la falta del apoyo proveniente del Fondo Minero nos afectará en la realización de obras, pequeñas pero necesarias en las comunidades.

El recurso que generan las minas en dicho Fondo es parte de las Reformas Estructurales del anterior régimen priísta.

Se metían los proyectos en la SEDATU, que hoy es la Secretaría de Economía, los aceptaban o los rechazaban y se abrían una cuenta por cada uno de ellos.

Iniciaban las ministraciones, y conforme se comprobaba la aplicación legal de los recursos seguía fluyendo el dinero en las cuentas.

Más del 90 por ciento de los recursos de los municipios rurales proviene de la federación, pero el presupuesto del Presupuesto para la Obras de Infraestructura Básica, llegó muy limitado.

No puedo hacer plazas públicas, ni remodelaciones ni encementados, cuando se repartía el Fondo Minero, nos daba la oportunidad de realizar lo que no se nos permitía.

Por mucho que se diga, darles el dinero a las personas ni les va a servir para salir adelante de sus problemas, ni les va a arreglar su problemática.

Pero los programas asistenciales, repito, son importantes y como ejemplo cito que en Guadalupe y Calvo tan sólo este año, me llegaron 600 solicitudes para estudiantes de educación superior y se logró apoyar a 40, el hecho de que los capte la federación nos quita la presión.

Además está el ofrecimiento de que contaremos con una Universidad y eso lo aplaudimos y nos sentimos muy fortalecidos.

¿Cómo se hace política en su municipio?

En Guadalupe y Calvo el priísmo se percibe como una religión, siempre he escuchado de mi padre la pasión por el Partido, nacimos dentro del PRI y no nos vemos en otro lado.

Cuando me pidieron que en 2016 me lanzara independiente ya que el PRI había sacado su candidato, les decía que no podía, ni siquiera podía decírselo a mi papá, menos contender.

Por fortuna los ejidos presionaron y el PRI logró que se diera el consenso a mi favor pero siempre impulsado por ellos.

¿Se van a convertir en corredor comercial?

En febrero pasado el presidente López Obrador estuvo en Badiraguato Sinaloa y se anunció el arranque de la carretera de este puerto a Guadalupe y Calvo.

Esto significa que quedaremos en una posición inmejorable para realizar negocios tanto en Sinaloa como en Chihuahua, en la Costa de Culiacán y en Parral Chihuahua.

Dicen que Guadalupe y Calvo es el mayor productor de enervantes pero estoy seguro que si les damos alternativas a los campesinos pueden cambiar.

Traemos casi 61 huertos de aguacate que ya están produciendo en algunos puntos y otros comienzan a hacerlo.

Tenemos una extensión de 965 mil hectáreas un 45 por ciento es clima templado frío en la Sierra y el 55 es selva baja.

Contamos con las partes más alta y la más baja de la entidad, El Mohinora con 3375 metros sobre el nivel del mar, y 565 metros sobre el nivel del mar en la barranca más profunda.

En ese lugar tan bajo, es la única parte del Centro Norte del país que tiene cedro que se producen en Tabasco o en Campeche.

En Dolores se produce mucha naranja, guayaba, caña y las personas le están apostando a esos productos en lugar de los ilegales.

El próximo año tendremos entre 30 y 40 toneladas de aguacate y para el próximo año aumentaremos mucho más.

En la parte forestal vamos por la producción maderera racional y seguirle apostando a obra pública estratégica como las carreteras.

La huerta de la república es Culiacán y vamos a quedar en un punto estratégico que debemos aprovechar.

Nosotros desperdiciamos madera que podemos hacer rejas y llevarlas a Culiacán para que venda sus productos.

Son aproximadamente 65 mil habitantes los que tiene Guadalupe y Calvo con una población indígena por el orden del 45 por ciento.

Tengo el privilegio de conocer mi municipio de principio a fin en los 25 años que lo recorrí a pie.

Debo reconocer que hay hambre, lejanía y soledad en nuestras comunidades que debemos entender y atender.

¿Es verdad que se están suicidando los tarahumaras?

Ellos viven a veces con limitaciones, pero su cultura es de felicidad, tienen arraigo a la vida y respeto por la naturaleza increíble.

Deberíamos aprender más de ellos, ya que nos enseñan cómo debemos cuidar a nuestra sierra.

¿Por qué contrató médicos cubanos?

Primero trajimos uno, acabamos de traer otro médico general con especialidad en medicina familiar, y estamos en proceso de traer un otorrino, un ginecólogo y un especialista en deportes de conjunto.

De lograrlo, haremos jornadas médicas en cada una de nuestras comunidades rurales, estamos en pláticas con el gobernador Corral para que nos abastezcan de medicinas y otros recursos.

Los médicos que ya están en Guadalupe son Carlos Huber y Guillermo Dagnezes, el primero es médico general con especialidad en medicina familiar y Guillermo es fisioterapeuta.

¿Por qué los trajo?

Por los avances que hay en la isla en esta materia y porque desgraciadamente los profesionistas de aquí no quieren ir a la Sierra.

Los cubanos si, son médicos de guerra y son los únicos que querían ir hasta lo más intrincado de nuestra tierra…

La anécdota:

Retomando el tema de las personas con algún tipo de discapacidad se han dado casos de que muchos de los indigentes que deambulan por las calles de las ciudades, sufren algún problema que de haber recibido tratamientos adecuados podrían estar en sus casas.

Esto elevaría su calidad de vida y la de sus familiares que sufren mucho al no contar con recursos para atenderlos con los médicos o para medicinas y terapias que requieren.

Nosotros los abordamos con mucha delicadeza dichos temas, al contar nuestros dos hijos con los problemas que mencioné y en lo cual mi esposa que es una gran profesionista se ha dedicado a apoyarlos siempre.

Por respeto la sociedad debe cumplir con las leyes que los incluyen debido a que si su discapacidad no los limita, porque la sociedad tendría que hacerlo.

El cuento:

Guadalupe y Calvo es la localidad más extrema hacia el sur de nuestro estado y cuenta con el Cerro más alto. Además tiene más de mil 500 comunidades dispersas por todo su territorio.

En ocasiones las localidades están muy lejanas, no hay carreteras y se puede acceder solamente a ellas a lomo de mula o caminando…

Comparte este artículo