El tiempo por Tutiempo.net
El tiempo por Tutiempo.net

La Antártida, el último santuario de vida salvaje

  • Sin rastro de presencia humana.
  • Desolado paisaje. 
  • Inabarcable llanura de nieve. 

Por: Redacción 31 Marzo 2019 11 03

Caminaba con precaución, rodeado por una inabarcable llanura de nieve virgen en la Antártida. A cada paso que daba el piso crujía y se desquebrajaba como si fueran vidrios rotos. A su alrededor reinaba un desolado paisaje, sin atisbo de vida ni rastro de presencia humana en varios kilómetros a la redonda.

Había que ser extremadamente cauteloso: bajo esa primera capa, a priori segura, existían huecos de varios metros de profundidad, por donde circulaban corrientes de agua. Un paso en falso podía ser mortal.

“Ya sabes lo que dicen, la Antártida no perdona”, comentaba con una irónica sonrisa el francés Cristophe Fatras, doctor en teledetección de radares, mientras realizaba mediciones en un glaciar antártico, para analizar el impacto del cambio climático.

Este investigador es uno de los 31 miembros que participaron en la XXII Expedición de Ecuador a la Antártida. Liderados por el comandante de la Armada Julio Ortiz y coordinado por el comandante Juan Carlos Proaño, biólogos, químicos, ingenieros y oceanógrafos ejecutaron sus pesquisas en la Estación Científica Pedro Vicente Maldonado, ubicada en la isla Greenwich, en el archipiélago de las Shetland del Sur.

A una milla y media de la base en la Antártida emerge la isla de Barrientos, que alberga más de 8,000 pingüinos de las especies barbijo y de Papúa.

Resulta imposible no esbozar una sonrisa al ser testigos de su peculiar modo de caminar; se mueven con una leve oscilación.

  • Los pingüinos de Papúa responden al arquetipo: unos 70 centímetros de altura, pico naranja y un suave plumaje blanco y negro que evoca un elegante frac.
  • Los barbijos son más estilizados, parecen maquillados para la ocasión, con una raya negra delineando la parte baja de los ojos.

Frente a ellos, se erigen glaciares milenarios, monumentales esculturas de hielo cinceladas por los elementos. De sus infranqueables paredes, nacen grietas que reflejan un intenso azul turquesa, debido a la ausencia de aire en su interior, de aspecto sideral.

La importancia de estos colosos es vital. Ya que, la Antártida alberga el 70% del agua dulce del planeta.

En los meses de verano (de diciembre a marzo) el clima muestra su rostro más benigno, permitiendo que la vida florezca frente a la más rotunda adversidad. En la isla Dee, cerca de Greenwich, habitan colonias de elefantes y lobos marinos. Su lugar predilecto es la orilla, de preferencia sobre un lecho de algas rojas. Allí duermen y juguetean con sus crías. En abril, cuando las temperaturas comienzan a descender drásticamente y la superficie del mar se congela, retornan a su mundo acuático.

El elefante marino es una de las grandes criaturas de la Antártida.

Esta especie presenta el mayor dimorfismo sexual entre todos los mamíferos. Los machos llegan a alcanzar los seis metros y pueden pesar hasta 4,000 kilogramos, mientras que las hembras no superan los tres metros y los 900 kilogramos. Su nariz tiene forma de trompa, de ahí su nombre. A pesar de su peculiar rostro, tras su mirada se vislumbra al ser vivo que indaga y curiosea, tal y como nosotros hacemos frente a él.

Las extremas condiciones climáticas de la Antártida, con temperaturas que descienden hasta los 89 grados bajo cero y vientos de hasta 300 kilómetros por hora, propician entre las especies una adaptación al medio únicas.

En una recóndita bahía de la isla Dee, tras varias semanas explorando, tuve la suerte de avistar una hembra de foca leopardo junto a su cría, una de las criaturas más esquivas de la Antártida.

La foca leopardo conocida por su agresividad; devora con gran facilidad pingüinos, focas y lobos marinos.

Esta especie tiene el cuerpo estilizado moteado con manchas negras. Su rostro recuerda al de una serpiente. Hay que acercarse con mucho sigilo, la presencia de la cría podría generar una reacción agresiva. Aguanto la respiración. Estoy muy cerca de ellas, nos miramos por un instante, siento que la madre me da permiso para inmortalizar el momento. Un click para la eternidad.

La Policía británica busca a un hombre que apuñaló a cuatro personas que están heridas entre la noche del sábado y la mañana del domingo, descartan que se trate de terrorismo. 

La actividad policial en la zona de Edmonton, al norte de Londres, esta intensificada debido a los cuatro ataques ocurridos en un lapso de 15 horas entre la noche del sábado y la mañana del domingo, dijo la policía.

Agregó que dos de las víctimas se ecuentran en estado crítico, y aclaró que no se trata de terrorismo, esto de acuerdo al medio Reuters. 

El comandante policial Stuart Smillie dijo que las víctimas “al parecer fueron seleccionadas al azar” porque parecían estar solas y vulnerables. Los ataques surgen en momentos de un aumento de casos de apuñalamientos en el Reino Unido.

La policía ha recibido autorización de registrar a sospechosos sin necesidad de causa evidente, a fin de tratar de evitar más ataques. Así mismo descartaron que se trate de terrorismo. 

Texto de: Miguel Ángel Vicente de Vera para National Geographic en Español e Inglés. 

 

 

Comparte este artículo