El tiempo por Tutiempo.net
El tiempo por Tutiempo.net

Una entrevista, una anécdota y un cuento / por Manuel Serna

*Comerciantes a favor del alumbrado: Edibray Gómez

*Pero exigiremos total transparencia

*China área de oportunidad

*Inicié con invitaciones

Por: Redacción 01 Junio 2019 06 58

La entrevista:

¿Cuál es su nombre y cargo que ocupa?

Felipe Edibray Gómez Gallegos, soy el presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Chihuahua, CANACO, y dirigente nacional de la Confederación Mexicana de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia.

¿Qué opina del Proyecto Iluminamos Chihuahua?

Los comerciantes siempre estaremos a favor de que se mejoren los servicios públicos de la ciudad y en este caso el proyecto de la alcaldesa Maru Campos tiene ese propósito, llevar luz a todas las colonias.

Sin embargo queremos que se hagan los estudios y análisis correspondientes para que se le de transparencia a la reconversión tecnológica de las luminarias y se estudie la viabilidad de Iluminamos Chihuahua.

Estamos muy conscientes de que en el Congreso del Estado, los diputados que voten el proyecto, habrán de tomar la mejor decisión por el bien de los que habitamos el municipio.

¿Cuál es su origen?

Nací en la población de Gómez Farías, en la sierra de Chihuahua, en aquellos años se decía que sólo había dos estaciones, la de invierno y la del tren, recuerdo que siempre hacía frio.

A los cinco años llegamos a Chihuahua capital para que los más grandes estudiaran,  soy el número 11 de mis hermanos.

Creo que mi nacimiento fue milagroso, mi mamá me tuvo después de los 40 años y por eso mi hermana más próxima me lleva 7 años. Los mayores me superan por 20 y 19 años respectivamente.

Por ser el más pequeño fui como un juguete para los demás, fui el socoyote que viene del náhuatl y significa algo así como el más pequeño, el más joven de todos. El emperador Netzahualcóyotl fue el más pequeño de sus hermanos.

Cuando llegamos era el año de 1971, mi mamá se dedicaba al hogar y mi papá era empleado, el se llama Felipe Gómez Pérez y ella Carmen Gallegos de Gómez.

El edificio en donde tengo mi despacho lleva su nombre ya que a ella le tocó inaugurarlo. Mis hermanos son: Jaime, Omar, Yolanda, Hugo, Aída, Álvaro, Homero, Érika, Adán, Nora Hilda y yo.

Todos me dicen Edibray pese a que mi mamá se empeñó en ponerme el nombre de mi papá, Felipe. Nací pesando un kilo y medio y en Gómez Farías no daban muchas esperanzas de que sobreviviera.

Crecí en la colonia Rosario, en las cales Méndez y 46ª, ahí tengo grandes amigos y estoy casado con Beatriz Lem Mata, tuvimos tres hijos y ya una nieta. Ellos son: Yamilet, Edibray y Beatriz; por ultimo Penélope, nuestra nieta de un año y medio.

Me dedico a las artes gráficas desde la edad de 22 años, soy impresor de corazón, por mis venas corre tinta. Tenemos cuatro plantas: dos en Chihuahua, una en Juárez y otra en Tijuana.

Nuestra plantilla laboral se encuentra entre las 280 y las 300 personas de las cuales el 13 por ciento tiene algún tipo de discapacidad: motora, auditiva o del habla, con lesión cerebral o con síndrome down, autismo o párkinson. Tenemos un área de personas de la tercera edad que nos aportan su experiencia.

El 53 por ciento son mujeres y el 47 por ciento son hombres, está muy equilibrada en cuestión de género, porque también a veces cambia la proporción masculina, así que cuando alguien me habla en relación de la equidad, yo les digo que la contratación es en base a la calidad y al talento.

Este año llegaremos a 30 años como empresa y consideramos que se ha hecho fuerte gracias a los amigos que cada año se suman a fortalecerla. La impresión en el mundo ha evolucionado vertiginosamente y de hacer facturas y tarjetas de presentación al inicio de mí imprenta hoy nuestro mercado es la exportación.

En la Colonia Santo Niño comencé con una maquina y un catalogo de invitaciones con un compañero.

Hice el Kínder en la Rosaura Zapata de la Colonia Rosario, la primaria en la Rotaria Nayo Revilla número dos, y la secundaria en la Once, después secundaria 25.

Estuve en el Colegio de Bachilleres Plantel No. 3 pero culminé en la Prepa 4 y realicé mis estudios superiores en el Instituto Superior de Turismo, ya desaparecido y que era de Daniel García Coello.

He trabajado desde los 7 años, me gustaba ganar mi dinero y me dieron oportunidad en La Galatea de Cerillito, aunque yo le pedí trabajo al dueño, José Antonio Fernández, como cajero, jajajajaja.

Como empacador estuve durante cinco años hasta que mi amigo, Raúl Rodríguez, me invitó a cubrir unas vacaciones en el Hotel El Presidente durante la noche.

Era el Bell Boy, que mi mamá simpáticamente decía que como el lugar era muy fino no era el botones, sino el zíper, jajajajaja. Mi turno fue de 11 de la noche hasta las siete de la mañana que iba a la escuela.

Luego me fui de telefonista y posteriormente Élfido Batista me pidió que me cambiara al Excelaris Hyat, cuya cadena me llevó a Cancún y a Guadalajara.

Enseguida regresé y me contrató el Capi Manuel Sarmiento como parte de su equipo en Los Parados de Tony Vega, la Menudería Chuvíscar, Carnes Supremas, El Mesón de Santa Eulalia y la Huerta Legarreta, todos de Guille Vega.

Para entonces Hugo Chacón me insistió en poner una imprenta y cuando me llevó a la empresa donde laboraba que era grande, me encantó el aroma y las maquinas, por lo que comenzamos prácticamente juntos con un catalogo de invitaciones y un ramillete de sueños.

Después nos separamos y el ahora realiza trabajos de impresión en los Estados Unidos, recuerdo que también se nos unió en aquel entonces, Juan Palma.

Conocí al cien por ciento de los impresores de esos años, desde los grandes como Rogelio Gaytán, Chemo Lozano, el señor Rohana que nos vendía el papel, hasta Quino De la Fuente, Rafael Ochoa y Rafael Sandoval.

Conozco periodistas como José Luis Jáquez, Martín Zermeño, al papá de Toño Payán, Don José y al papá de Edgar Prado, también a Edgar Peinado quien diseñó el Logotipo de la empresa.

Tenía un auto Citation que me hizo muy creyente, ya que todos los días rezaba para que arrancara y lo vendí a un impresor para que me diera una maquinaria a cuenta.

Gracias a Dios empecé a crecer, compramos más equipo y aumentamos el personal, para el año 2000 comenzamos a exportar y decidí buscar un lugar en el Complejo Industrial Chihuahua.

Ahí vi el espacio que actualmente ocupamos, el cual que vendía Blanca Villalobos pero el dueño era César Chávez, lo curioso era que yo no tenía dinero y César les debía a todos, decía Blanca que se había juntado el hambre con las ganas de comer.

Tardé como cinco años para pagarle todo lo que acordamos y le pusimos, Edificio Carmen Gallegos, en honor a mi madre, con la suerte de que asistieron a la inauguración Reyes Baeza como gobernador y Carlos Borruel como alcalde, me acompañó hasta el Vicario de la Iglesia.

Actualmente estamos imprimiendo 85 millones de etiquetas al año y el 90 por ciento de nuestro producto está destinado a los Estados Unidos donde tenemos mucha demanda en el empaque de instructivos.

Siempre he dicho que Chihuahua para los chihuahuenses, creo no que tenemos porque salir de aquí para comprar los productos impresos.

¿Cómo entró a CANACO?

Primero fui presidente de la Cámara de Impresores que es parte de esta organización empresarial y posteriormente Paco Ramírez fue quien me llevó a Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia, que curiosamente cuando fui presidente coincidió con que Maurilio era el dirigente de CANACO.

El me invitó a ocupar el asiento que tiene Ejecutivos de Ventas en el Consejo de esta Cámara y continué como parte del organismo empresarial por muchos años, primero con Maurilio, luego con Ramiro, posteriormente con Lalo y con Carlos Fierro.

¿Hubo inconformidad por el resultado de su elección?

No creo que fuera así, CANACO siempre ha tenido una gran participación de sus agremiados pero sus elecciones son democráticas, limpias y transparentes, el propio Carlos Fierro compitió con el señor Ruiz Mares y otras elecciones alcanzaron bastante competencia.

Tal vez ahora se habla más de ella porque hay más presencia de medios de comunicación que en el pasado, que por cierto ya tenemos más de 132 años de existencia como agrupación y contamos con más de 5 mil 400 socios.

Yo le he pedido a Javier Cota, quien compitió conmigo por la presidencia, a que se sume al trabajo de todos y nos aporte sus ideas y talento empresarial dado que no tenemos porque estar divididos.

En las Asociaciones se aporta talento, trabajo y dinero, no hay de otra, hace unas semanas nos tocó acudir a un viaje empresarial a China con 30 hombres de negocios. La idea es aprender las formas de comercialización de gente probada y diversificar los mercados.

Al acudir a ese país no encuentras una economía comunista, son más capitalistas que muchos países que se dicen de libre mercado. Lo que les está pegando fuerte es el tema de la contaminación. De los 15 días que estuvimos en cuatro ciudades, sólo dos veces pudimos ver el sol.

Cuentan con un gran avance en automóviles y motocicletas eléctricas que les está funcionando porque sus comunidades son planas. En Chihuahua no hay condiciones para el uso de automóviles eléctricos por las condiciones de relieves de nuestra geografía.

Por eso en México se están promoviendo los carros híbridos que son mixtos, de combustión interna y electricidad y cuyo costo es elevado todavía, pero que ya se ven en estacionamientos del Distrito Uno y en otros sitios como Plaza Del Sol donde ya hay lugares para conectarlos.

¿Tienen buena relación con las autoridades?

Así es, con la alcaldesa Maru Campos tuvimos una reunión, con el gobernador Javier Corral una charla, estamos conscientes de la diversidad ideológica de la gente que integra CANACO y seguiremos siendo apartidistas.

Sin embargo debemos hacer coincidir los pensamientos de los tres niveles de gobierno para que juntos podamos encontrar recursos para el Estado, la ciudad y el país, no podemos oponernos a todo.

Acabamos de sostener una reunión empresarios de Chihuahua con el enlace del presidente López Obrador, Poncho Romo, con el proyecto que se llama Chihuahua Futura.

Buscamos poner en operación los proyectos que necesitamos para crecer en esta capital, debemos tener coincidencias y lograr alianzas, creo en la unión y creo en Dios.

CANACO ha durado 130 años porque todos los dirigentes han innovado en su momento, incluso en cuestiones políticas donde ya salió un gobernador y quienes han ocupado otros cargos.

Busco no participar en política, soy totalmente apartidista…

Comparte este artículo